Galería


Últimos temas
» comprar Duplicados de pasaporte?DNI,Carnet
por sjxywrjt Lun Jun 22, 2015 1:07 pm

» Sunshine Superman (Documental)
por parachutix Mar Mar 24, 2015 4:27 pm

» Vendo Xaos 27
por Buba Lun Mar 23, 2015 11:06 pm

» Vivir del aire...
por saltiago Miér Mar 04, 2015 11:41 am

» Fue un espectáculo fantástico
por parachutix Lun Mar 02, 2015 6:27 pm

» Salto de Bautismo en MELIPILLA + CHILE
por parachutix Jue Feb 19, 2015 11:01 pm

» Salto de Bautismo en TUCUMAN + ARG
por parachutix Jue Feb 19, 2015 6:32 pm

» Ejercito Ecuatoriano festeja sus 186 años junto al paracaidismo.
por parachutix Jue Feb 19, 2015 6:11 pm

» Wingsuit Performance Flying - Una nueva diciplina en el Calendario del IPC (*)
por parachutix Miér Feb 18, 2015 7:50 pm

» Vendo Equipo para Precision de Aterrrizaje
por Buba Dom Feb 15, 2015 7:21 pm

» Turbulencia, el enemigo invisible...
por Buba Mar Dic 09, 2014 8:32 pm

» Ayuda necesito hacer un paracaidas
por Buba Mar Dic 09, 2014 8:21 pm

» Primeros pasos!
por lucianohefe Lun Oct 27, 2014 11:21 pm

» Rotura de velamen ::FriDaiFriKaUT+2::
por parachutix Jue Oct 09, 2014 5:02 pm

» Apertura Prematura en Puerta ::FriDaiFriKaUT+1::
por parachutix Jue Oct 02, 2014 8:26 pm

Los posteadores más activos del mes

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 89 el Lun Jul 21, 2014 7:28 pm.

Reduciendo el tamaño inteligentemente: Eligiendo el mejor tamaño de velamen.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reduciendo el tamaño inteligentemente: Eligiendo el mejor tamaño de velamen.

Mensaje  Emiliano Basile el Miér Oct 06, 2010 5:52 pm

Buenas, no se si esto ya estaba posteado antes... creo que no, o por lo menos no lo encontré. Es un articulo que trata sobre la elección de un velamen más chico del que ya poseemos. Espero que sirva el aporte. Dejo la traducción hecha por mi (me disculpo si hay errores, no soy traductor jej) y el articulo original en inglés. Saludos.

Reduciendo el tamaño inteligentemente: Eligiendo el mejor tamaño de velamen.

Por Scott Miller.

“¿Qué tamaño de velamen debería comprar?

Cualquiera que haga más de un puñado de saltos eventualmente se hará esta pregunta.
Casi cualquier paracaidista transicional a un tamaño diferente de velamen al menos una vez, si no muchas veces. Cuando te haces esta pregunta, es importante encontrar la respuesta correcta. Y si alguien te hace esa misma pregunta, es importante dar buen consejo.
Hoy la mayoría de nosotros estamos volando velámenes mucho más pequeños de los que los paracaidistas volaban hace 10 años, y la idea de “más pequeño es mejor” se ha hecho muy popular. Desafortunadamente, muchas personas eligen un velamen más pequeño por las razones incorrectas, y terminan lamentando su decisión. Aprender algunos pocos hechos sobre tamaños de velámenes, y entendiendo algunos de los mitos comunes, puede ayudarte a evitar estos errores.
Es difícil discutir sobre tamaños sin usar términos como “carga alar” y “peso de salida”. El peso de salida es el peso de tu cuerpo, sumado al peso de tu ropa, arnés, ambos velámenes, y cualquier otra cosa que uses cuando sales del avión. Esta es la cantidad de peso que tu velamen tendrá que soportar. El peso de salida típico de un paracaidista sera de aproximadamente 20 a 25 libras más del peso de su cuerpo.
En este artículo, el peso dado para un paracaidista al salir.
La carga alar es igual a tu peso en libras dividida por la superficie de tu velamen en pies cuadrados. Por ejemplo, si Joe pesa 180 libras y vuela un velamen de 180 pies cuadrados, su carga alar ser será de 180 libras dividido 180 pies cuadrados, ó 1 libra por pie cuadrado. Si Joe redujese a un velamen de 120 pies cuadrados, su carga alar sería igual a 1,5 libras por pie cuadrado (180 / 120 = 1,5).
Cargas alares más elevadas aumentan la velocidad del velamen. Joe tendrá más velocidad de avance y un ritmo más veloz de descenso bajo un 120 del que tenía en su 180. De hecho, el velamen más pequeño no será capaz de volar tan lentamente como el de 180. El 120 puede penetrar mejor vientos fuertes, pero no planeará tan lejos en vientos suaves o acompañándolo.
El velamen más pequeño además girará más rápido, y perderá más altitud en el giro. Joe necesitará planear anticipadamente, y tendrá menos tiempo de reacción si algo sale mal. El velamen más chico tal vez nivele o haga un swoop más largo en el aterrizaje, pero el cronometrado del flare será más complicado, y chocar más doloroso. Si Joe sabe como hacer bien el flare, tal vez pueda divertirse más aterrizando el velamen más pequeño. Pero si sus aterrizajes nunca han sido buenos, o si ha tenido problemas ajustándose al velamen nuevo, sus aterrizajes serán seguramente peores.
Algunos de estos efectos son causados por el tamaño mismo del velamen, y no solo por la carga alar.
Supongamos que Marco peso 190 libras, y vuela un velamen de 190 pies cuadrados. Éste es fácil de maniobrar, y los aterrizajes son buenos incluso en vientos leves. Ahora digamos que su novia, Sue, tiene 20 saltos y ya esta lista para poseer su propio equipo. Sue pesa 135 libras, entonces Marco le dice que debería comprarse un 135. Ya que ambos tendrían la misma carga alar de 1 libra por pie cuadrado, un 135 debería ser tan facil de volar para Sue como para Marco lo ha sido su 190.
Desafortunadamente, esto no va a ser cierto. Así como el diseñador de velamen John Leblanc explica en su seminario de carga alar, diferentes tamaños de velámenes no volarán de la misma manera con la misma carga alar, incluso si son exactamente del mismo tipo. Una razón es que ambos estarán volando por el mismo aire. Sue será %30 más liviana que Marco y su velamen un %30 más pequeño que el de él, pero las moléculas de aire que ella atraviesa no son un %30 más chicas o más cercanas entre ellas.
Además, un velamen más pequeño tendrá usualmente líneas más cortas, que lo harán reaccionar más rápidamente que un velamen más grande volado con la misma carga alar. Sue encontrará un 135 más sensible, pero además menos perdonador, que el 190 de Marco.
Algunos de estos efectos pueden incrementarse o reducirse su cambias de un diseño a otro. Por ejemplo, velámenes de porosidad cero normalmente planearán más lejos y harán un mejor flare que otras fabricadas con tela de baja porosidad tipo “F-111”. Si la de porosidad cero es más de 20 pies cuadrados más pequeña, entonces, esto puede ya no ser verdad.
En orden de ayudar a clientes a elegir el velamen adecuado, fabricantes publican las recomendaciones de carga alar para sus productos. Desafortunadamente, estas recomendaciones son frecuentemente malentendidas, y terminan siendo usadas incorrectamente.
La recomendación más comúnmente dada es el peso máximo de salida. Supongamos que el peso máximo de salida para tal velamen es de 144 libras. Si la persona volando éste pesa 144 libras o menos, el velamen se comportará así como los diseñadores lo esperaban. Si alguien más pesado salta este mismo velamen será más rápido, pero no planeará tan lejos en todas las situaciones, ni aterrizara adecuadamente.
Muchas personas ignoran la palabra “máximo” cuando miran al máximo peso de salida, y creen que éste es simplemente el peso recomendado. Alguien incluso dirá que estas “cargando de menos” tu velamen si pesas menos que el máximo indicado. Técnicamente, un velamen solo puede ser “cargado de menos” si el fabricante especifica un peso mínimo. Si el peso máximo es de 190 libras, pero no especifica un mínimo no hay ninguna razón por la que una persona de 130 libras no pueda saltarlo. De hecho, un paracaidista novato, o uno que es simplemente conservador, puede querer estar bien por debajo del peso máximo de salida indicado para su velamen.
Otra fuente de confusión es el hecho de que dos velámenes diferentes pueden tener similares recomendaciones de peso. Digamos que hay un velamen llamado “Floatie” y otro llamado “Zippo”. El peso máximo de salida para un Floatie 150 es de 165 libras, para una carga alar de 1.1. Un Zippo 97 tiene el mismo peso máximo de 165 libras, para una carga alar de 1.7. Si un paracaidista de 165 libras ha estado volando un Floatie 150, y quiere comprar un Zippo, ¿debería el reducir de tamaño a un 97? Probablemente no.
Es importante entender que no hay una fórmula standard para determinar el peso límite de un velamen principal. Estos números están basados en las ideas que tienen los diseñadores de cómo tienen que volar sus velámenes, y quien debería volarlos. En este ejemplo, el Zippo esta probablemente planeado para paracaidista que gustan de velámenes muy rápidos y sensibles, y tienen las habilidades y la experiencia necesaria para volarlos. Un Zippo 97 puede ser capaz de volar con una carga alar de 1.7, pero éste será seguramente más difícil de aterrizar que un Floatie 150 cargado a 1.1.
Además, fabricantes diferentes tendrán ideas diferentes sobre la carga alar en general. Una compañía puede creer que los velámenes necesitan estar pesadamente cargado para actuar correctamente, mientras otra puede sentir que una carga alar alta es innecesaria.
Ya hemos visto que un 97 tendrá características de vuelo muy diferentes que un 150. Esto todavía es verdad incluso cuando las recomendaciones de peso de las dos compañías es la misma. Incluso si nuestro amigo de 165 libras vuela muy bien su 150, esto no lo preparará para las demandas de un 97.
Así que la pregunta continúa: ¿que tamaño de velamen debería comprar? Al final solo una persona puede dar una respuesta. Tú.
Primero, debes preguntarte a ti mismo por que quieres un velamen más pequeño. Si simplemente quieres uno más rápido que el que vuelas actualmente, esa puede ser la mejor razón para reducir. Otras razones no son tan buenas.
Si tienes problemas aterrizando, y crees que un velamen más chico te ayudará, tal vez quieras leer la primera parte de este artículo nuevamente. Si estás feliz con tu actual velamen, pero “alguien más” te dice que necesitas uno más chico, esta tampoco es una buena razón. Nadie más tiene que aterrizar tu velamen, y una elección que pueda ser buena para otros puede no serla para ti.
Puedes elegir uno más pequeño solo para tener mejor penetración en vientos fuertes. Esta puede no ser una mala elección, siempre y cuando recuerdes que ésta será más difícil de aterrizar en vientos leves. Además, un velamen más pequeño puede darte más penetración, pero no puede darte la habilidad y la experiencia necesaria para aterrizar en condiciones de mucho viento.
Algunos paracaidistas sueñan con un velamen así como motociclistas sueñan con caballos de fuerza. La mayoría de nosotros ha visto algunos paracaidistas hacer un swoop a través de la zona de aterrizaje en pequeños velámenes, yendo más lejos y más rápido que nosotros. Es fácil pensar, “ese podría ser yo, si solo tuviera uno de esos velámenes”. Es también fácil olvidar que la mayoría de los mejores pilotos de velámenes tienen cientos, si no miles de saltos con otros más grandes y dóciles. Rickster Powell es un buen ejemplo. Mucha gente ha visto los aterrizajes extremos de Rickster en el film Antigravity de Patrick Passe. El también aparece en el nuevo film de Passe llamado Crosswind.
“Estoy contento de tener muchos saltos en velámenes más grandes”, dice Powell. “Simplemente te lo haces más difícil si reduces a un velamen bien pequeño, y luego intentas aprender como hacer un swoop”. Powell, un camarógrafo que pesa alrededor de 180 libras con su equipo, comenzó a hacer swoops hace 15 años con un Spitfire 180. Luego de varios cientos de saltos en éste, redujo a un PD 170. Luego, cuando los velámenes de porosidad cero llegaron a estar disponibles, Powell continuó reduciendo una medida a la vez mientras sus habilidades mejoraban.
Joey Jones, quien ganó el primer lugar tanto en las competiciones de swoop Daytona 5000 y el Caribbean Challenge el año pasado, siguió un camino similar. Jones aprendió aterrizajes de alta performance en un Falcon 175, el cual usó por 800 saltos. Como Powell, él hizo más de 1000 saltos en algunos de sus velámenes antes de reducir. “Si en realidad no le estas sacando todo a tu velamen, sacando la mejor performance que puedas de él, entonces no hay razón para reducir”, dice Jones.
Antes de decidir si estas aburrido en tu actual velamen, se honesto sobre cuanto puedes aún aprender con él. ¿Ha pasado algo recientemente bajo tu velamen que te sorprendiera? ¿Puedes consistentemente aterrizar de pie incluso con vientos leves? ¿Cuáles son los requerimientos de precisión para la licencia que actualmente posees? ¿Obtuviste tu licencia con un velamen más grande del que posees ahora?
Si decides que estas listo para un velamen más pequeño, pruébalo antes de comprarlo. Probablemente no comprarías un auto que nunca has manejado, o una casa que nunca has visto, ¿entonces por que comprar un velamen que nunca has saltado?
Aunque algunas zonas de salto poseen Demos o equipos de alquiler con una gran variedad de velámenes, muchas no.
Algunos fabricantes tienen programas Demo, y pueden enviarte un velamen para que lo uses por un corto periodo de tiempo. Cualquiera vendiendo un principal debería estar dispuesto a dejarte saltarlo unas pocas veces si de verdad estas interesado.
Cuando pruebas velámenes más chicos, es mejor reducir solo una medida a la vez, haciendo varios saltos en cada uno antes de probar otro más pequeño. Si uno se siente bien, y estas feliz con su desempeño, entonces pregúntate si quieres o necesitas uno más chico.
Si pruebas uno más pequeño y se te hace difícil aterrizar suavemente, no puedes aterrizar donde tu pretendías o simplemente no te sientes cómodo bajo ese velamen, es casi definitivamente muy pequeño para ti en este momento. Quedarte con un velamen más grande será más fácil de manejar y menos arriesgado, y te ayudará a desarrollar mejores habilidades a largo plazo.
Si no hay absolutamente posibilidad de probar diferentes principales antes de comprar uno, entonces se conservador. Elige al menos el tamaño más cercano a uno que ya hayas saltado. Podrás terminar con un velamen ligeramente más grande del que querías, pero es mejor que salir lesionado bajo un velamen que es muy pequeño. También, no compres un arnés antes de decidir el tamaño de tu velamen. Hacerlo limitará severamente tus opciones.
El paracaidismo es un deporte de alto riesgo. Cada uno de nosotros decide que riesgos esta dispuesto a tomar, y cuales deseamos evitar. Elegir el tamaño indicado de velamen es una parte importante de esta decisión. Encontrar buena información, y balancear con tu buen juicio, puede ayudarte a tomar la decisión correcta.

(Este artículo fue publicado primero en la revista Skydiving, volumen 20, número 11, artículo Nº239, Junio de 2001. Posteado en la web de Performance Designs con permiso del autor.)



Downsizing Intelligently: Choosing the Best Canopy Size

By Scott Miller

“What size canopy should I buy?”
Anyone who makes more than a handful of jumps will eventually ask this question. Almost every
skydiver transitions to a different size canopy at least once, if not several times. When you ask this
question, it’s important to find the right answer. And if someone asks you the same question, it’s
important to give good advice.
Today most of us are flying much smaller canopies than skydivers were ten years ago, and the
idea that “smaller is better” has become very popular. Unfortunately, many people choose a smaller
canopy for the wrong reasons, and end up regretting their decision. Learning a few facts about canopy
sizing, and understanding some common myths, can help you avoid this mistake.
It’s difficult to discuss canopy sizing without using the terms “wing loading” and “exit weight.” Exit
weight is your body weight, plus the weight of your clothing, rig, both canopies, and anything else you are
wearing when you exit the plane. This is the amount of weight your canopy will have to support. A typical
jumper’s exit weight will be about 20 to 25 pounds more than his or her body weight.
In this article, the weight given for a jumper is his or her exit weight.
Wing loading is equal to your exit weight in pounds divided by your canopy’s surface area in
square feet. For example, if Joe weighs 180 pounds and flies a 180 square foot canopy, his wing loading
would be 180 pounds divided by 180 square feet, or 1 pound per square foot. If Joe downsized to a 120
square foot canopy, his wing loading would be 1.5 pounds per square foot (180 / 120 = 1.5).
Higher wing loading increases the speed of a canopy. Joe will have a faster forward speed and
higher rate of descent under the 120 than he did on his 180. In fact, the smaller canopy will not be
capable of flying as slowly as the 180. The 120 may penetrate better into strong winds, but may not glide
as far in light winds or when running with the wind.
The smaller canopy will also turn more quickly, and lose more altitude in a turn. Joe will need to
plan ahead, and will have less time to react if something goes wrong. The smaller canopy might level off
or “swoop” farther on landing, but timing the flare will be more difficult, and crashing more painful. If Joe
knows how to flare well, he may have more fun landing the smaller canopy. But if his landings have
never been great, or he has trouble adjusting to the new canopy, his landings will almost certainly be
worse.
Some of these effects are caused by the size of the canopy itself, not just by the wing loading.
Suppose Marco weighs 190 pounds, and flies a 190 square foot canopy. The canopy is easy to handle,
and he lands well even in light winds. Let’s say his girlfriend, Sue, has 20 jumps and is ready to buy her
own gear. Sue weighs 135 pounds, so Marco tells her she should buy a 135. Since they would both be
loading their canopies at 1 pound per square foot, a 135 should be just as easy for Sue to fly as Marco’s
190 is for him.
Unfortunately, this isn’t going to be true. As canopy designer John LeBlanc explains in his
seminar on wing loading, different size canopies will not fly the same when flown at the same wing
loading, even if they are the exact same type of canopy. One reason is that both canopies will be flying
through the same air. Sue may be 30% lighter than Marco, and her canopy 30% smaller, but the air
molecules she flies through will not be 30% smaller or closer together.
Also, a smaller canopy usually has shorter lines, which will make it react more quickly than a
larger canopy flown at the same wing loading. Sue would find a 135 more responsive, but also less
forgiving, than the 190 is for Marco.
Some of these effects may increase or decrease if you change from one design to another. For
example, zero-porosity canopies will normally glide farther and flare better than ones made of lowporosity
“F-111” type material. You might find a zero-p canopy has a lower rate of descent, and is easier
to land, than a slightly larger F-111 canopy. If the zero-p canopy is more than 20 square feet smaller,
though, this may no longer be true.
In order to help customers choose the right canopy, manufacturers publish wing loading
recommendations for the canopies they build. Unfortunately, these recommendations are often
misunderstood, and end up being used incorrectly.
The most common recommendation given is maximum exit weight. Suppose the maximum exit
weight for a certain canopy is 144 pounds. If a person flying this canopy weighs 144 pounds or less, the
“Choosing the Right Canopy, Part 1” by Scott Miller Page 2 of 3
canopy will perform as the designers intended. If someone heavier jumps the canopy it will be faster, but
may not glide as far in all situations, or land as well.
Too many people ignore the word “maximum” when looking at maximum exit weight, and believe
this is simply the recommended weight. Some will even say you are “under-loading” your canopy if you
weigh less than the maximum weight. Technically, a canopy can only be under-loaded if the
manufacturer specifies a minimum exit weight. If a canopy has a maximum weight of 190 pounds, but no
specific minimum weight, there is no reason why a 130-pound person could not jump it. In fact, a novice
jumper, or one who is simply conservative, may want to be well below the maximum exit weight for his or
her canopy.
Another source of confusion is the fact that two very different canopies may have similar weight
recommendations. Let’s say there’s a canopy named the “Floatie” and another called the “Zippo.” The
maximum exit weight for a Floatie 150 is 165 pounds, for a wing load of 1.1. A Zippo 97 has the same
maximum weight of 165 pounds, for a wing load of 1.7. If a 165-pound jumper has been flying a Floatie
150, and wants to buy a Zippo, should he downsize to a 97? Probably not.
It’s important to understand that there is no standard formula for determining a main canopy’s
weight limit. These numbers are based on the designers’ ideas of how their canopies should fly, and who
will be flying them. In this example, the Zippo is probably intended for jumpers who like very fast,
responsive canopies, and have the skill and experience to fly them. A Zippo 97 may be capable of
landing with a wing loading of 1.7, but this will certainly be more difficult than landing a Floatie 150 loaded
at 1.1.
Also, different manufacturers have different ideas about wing loading in general. One company
may believe canopies need to be loaded heavily to perform correctly, while another may feel that high
wing loading isn’t necessary.
We’ve already seen that a 97 will have very different flight characteristics from 150. This is still
true even if the weight recommendations for the two canopies are the same. Even if our 165-pound
friend flies his 150 very well, this will not prepare him for the demands of a 97.
So the question remains: what size canopy should I buy? In the end, only one person can give
you the final answer. That person is you.
First, you need to ask yourself why you want a smaller canopy. If you simply want a canopy that
is faster than the one you currently fly, that might be a good reason to downsize. Other reasons are not
as good.
If you have problems landing, and believe a smaller canopy will help, you may want to read the
first half of this article again. If you’re happy with your current canopy, but “everyone else” says you need
a smaller one, that also isn’t a good reason. Everyone else doesn’t have to land your canopy, and a
choice that is right for others may not be right for you.
You might choose a smaller canopy just to get better penetration in strong winds. This may not
be a bad choice, as long as you remember that a smaller canopy will be more difficult to land in light
winds. Also, a smaller canopy may give you better penetration, but it will not give you the skill and
experience needed to land safely in windy conditions.
Some jumpers dream of a smaller canopy the way motorcycle racers dream of more horsepower.
Most of us have seen other jumpers swoop through the landing area on smaller canopies, going farther
and faster than we do. It’s easy to think, “That could be me, if only I had one of those canopies.”
It’s also easy to forget that most of the best canopy pilots have hundreds, if not thousands, of
jumps on larger, more docile canopies. Rickster Powell is a good example. Many people have seen
Rickster’s extreme landings in the film Antigravity by Patrick Passe. He also appears in Passe’s newest
film, Crosswind.
“I’m glad I made a lot of jumps on larger canopies,” says Powell. “You’re just making it hard for
yourself if you downsize to a really small canopy, and then try to learn how to swoop,”
Powell, a camera flyer who weighs about 180 pounds in gear, started swooping over 15 years
ago on a Spitfire 180. After several hundred jumps on this canopy, he downsized to a PD 170. Then, as
zero-p canopies became available, Powell continued downsizing one size at a time as his skills improved.
Joey Jones, who won first place in both the Daytona 5000 and Caribbean Challenge swoop
competitions last year, followed a similar path. Jones learned high-performance landings on a Falcon
175, which he used for 800 jumps. Like Powell, Jones made over 1000 jumps on some of his canopies
before downsizing. “If you aren’t really wringing out your canopy, getting the best performance you can
from it, there’s no reason to downsize,” says Jones.
“Choosing the Right Canopy, Part 1” by Scott Miller Page 3 of 3
Before you decide you are “bored” with your current canopy, be honest about how much you can
still learn with it. Has anything happened recently under canopy that surprised you? Can you
consistently land on your feet, even in light winds? What are the accuracy requirements for the license
that you currently hold? Did you earn that license with a larger canopy than the one you are jumping
now?
If you decide you are ready for a smaller canopy, try it before you buy it. You probably wouldn’t
buy a car you had never driven, or a house you had never seen, so why buy a canopy you have never
jumped?
Although some drop zones have demo or rental gear with a variety of canopies, many do not.
Some manufacturers have demo programs, though, and can send you a canopy to use for a short period
of time. Anyone selling a used main should be willing to let you jump it a few times if you are seriously
interested.
When trying smaller canopies, it’s better to downsize only one size at a time, making several
jumps on each new size before trying a smaller one. If a canopy feels good, and you’re happy with the
performance, then ask yourself if you want or need to go any smaller.
If you try a smaller canopy and have a hard time landing softly, can’t land anywhere near your
target, or just don’t feel comfortable under that canopy, it’s almost definitely too small for you right now.
Staying with a larger canopy that’s easier to handle will be less risky, and will help you build better skills in
the long run.
If there is absolutely no way to try different mains before you buy one, then be conservative.
Chose a size that is at least close to one you have jumped. You may end up with a slightly larger canopy
than you want, but this is better than being injured under a canopy that is too small. Also, don’t buy a
container before you decide on a canopy size. Doing so might severely limit your choices.
Skydiving is a high-risk sport. Each of us must decide for ourselves what risks we are willing to
take, and which ones we wish to avoid. Choosing the right size canopy is an important part of that
decision. Finding good information, and balancing it with your own good judgment, can help you make
the right choice.

(This article was first published in Skydiving magazine, Volume 20, Number 11, Issue #239, June
2001. Posted to Performance Designs’ website with permission from the author.)






Emiliano Basile
Super Master
Super Master

Cantidad de envíos : 82
Edad : 34
Localización : Rosario
Cantidad de Saltos : +170
Fecha de inscripción : 18/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.